Seleccionar página

Debate sesión 10 monitores y monitoras deportivos

Inicio Foros Foro monitores y monitoras deportivos curso ODS y Educación Física Debate sesión 10 monitores y monitoras deportivos

Mostrando 17 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • #4001

      ¿Cuáles consideras que son las razones para que se mantengan las actuales desigualdades entre países o entre ciudadanos de tu propio entorno?

      ¿Se te ocurre alguna solución al respecto?

    • #5335
      Sergio Suárez Vivas
      Participante

      Razones como por ejemplo, desiguadades económicas, las escalas sociales. La privatización, la corrupción, etc…y como no las guerras.

      Como siempre destinar recursos, implicación de las adminsitraciones. Mejor distribución de los recursos.

       

    • #5341
      Juan José Sánchez
      Participante

      Creo que no nos ponemos en el pellejo del otro, que hace falta solidaridad, que el seamos mas solidarios con los otros y sobre todo con aquellos que por cualquier razón le ha tocado vivir en un marco con peor calidad de vida.

      Se debería ayudar a estas personas o paises con programas destinados a este fin, aportando mas recursos y crear a su vez un órgano que vele porque se cumplen los objetivos y que velen porque los recursos son invertidos como debe ser.

    • #5342

      Pues porque no interesa, Para que podamos comprar unas zapatillas a la última moda a 100 €, tiene que haber alguien que gane 3€ al día. Comprar en mercados solidarios que redistribuyen las ganancias en las zonas de producción o de origen del producto es una muy buena solución, si no total, por lo menos parcial.

    • #5344

      Buenas tardes.

      Hay muchos intereses en que se mantengan esas desigualdades (de todo tipo, pero principalmente económica) para que siga habiendo grandes fortunas y grandes «poderes», como siempre en beneficio de muy pocos.

      Solución: imposible!!

    • #5347

      En muchas ocasiones somos conocedores de las realidades de países en los que la mano de obra es mucho más barata que en otros y donde las situaciones laborales son mucho más precarias. Donde grandes empresas se benefician de este hecho, obteniendo unas ganancias exponenciales entre el coste de producción del producto y el precio de venta al público en los países «desarrollados». Esta brecha parece necesaria para mantener el estatus de determinadas empresas, que además están asociadas a gobiernos o partidos políticos en su afán de subvencionar campañas y «comprar votos».

      Entre ciudadanos de nuestro entorno, debido a la situación actual que se venía fraguando desde años atrás está acrecentando las desigualdades entre colectivos sociales.

      Solución: sonará utópico, pero convertir en una realidad  la palabra Sostenibilidad en su concepto más amplio y global, podría cambiar muchas cosas.

    • #5352

      Buenos días:

      En mi opinión hay dos aspectos importantes: poder e interés de cooperacción. Cuando el poder está en instancias reducidas y el interés por equilibrar esa desigualdad no es decidido, se hace complicado resolver esta cuestión. Otro aspecto importante es que las diferentes propuestas ideológicas y económicas se topan con deficiencias que vislumbran la dificultad de plantear temas de racionalidad donde cohexiste la emocionalidad humana.

      Como propuestas, es importante que una regulación a través de normas y ensalzar las buenas acciones a través de los medios y personas de relevancia que pudieran permitir un efecto espejo en el resto de la sociedad.

    • #5430

      Son muchas las razones objetivas, como se ha dicho, la corrupción, el crecimiento y el desarrollo desproporcionado, las diferentes condiciones de vida por el clima, la falta de recursos etc que encima agravamos con nuestra conducta… pero lo que subyace bajo todo esto es la verdadera naturaleza del ser humano.  El instinto de supervivencia nos hace unirnos , cooperar y ayudarnos unos a otros para prosperar y mejorar nuestras condiciones de vida, pero también distinguirnos oponernos y enfrentarnos entre nosotros para mantener los privilegios ya conseguidos. Está claro que nos aprovechamos de los demás para nuestro beneficio a la mínima de cambio, consciente o inconscientemente  y solo nos preocupamos de compartir con aquellos grupos que consideramos nuestros iguales. Pero no nos importa mantener al margen e incluso perjudicar a aquellos que consideramos «los otros».  Vamos evolucionando en nuestro conciencia colectiva, identificamos este problema y esta tendencia e intentamos corregirlo, pero no encontramos fácil solución y menos si esta pasa por renunciar a algo de lo que hemos conseguido. Por difícil y largo que sea cambia las cosas, vuelvo a decir que caminar en esa dirección, pensar y defender la necesidad de un cambio, siempre será mejor que negar la necesidad del cambio y rechazar las medidas e iniciativas que otros proponen valientemente para conseguirlo.

    • #5765

      Las razones para tanta desigualdad son muchas y creo que la solución es y serán muy complicadas.

      Creo que el principal problema está en nuestra naturaleza humana, muchas veces de manera inconsciente y otras totalmente consciente, nos da igual pasar por encima a cualquiera, con tal de lograr nuestros objetivos.

      Creo que hace falta mucha conciencia social, crear un modelo educativo en el que se promueva firmemente el ayudar al otro, el trabajo en equipo para llegar a objetivos comunes… pero como he dicho, creo que es algo muy difícil y gran parte es porque no interesa.

    • #5889

      Hola a tod@s,

      Creo que las razones que no permiten limar desigualdades, es la falta de empatía entre diferentes cultural y costumbres. Y si esas costumbres son diametralmente opuestas, chocan ocasionando incluso odio entre esas diferentes cultural.

      Después tenemos las desigualdades económicas que en vez de sumar en muchas ocasiones ayudan a distanciar mucho mas esas culturas o costumbre, porque está demostrado que para que uno tenga mucho otro debe tener poco.

      Por ello creo que la solución está en trabajar esa empatía en la sociedad infantil, para concienciar que según en la «posición» donde nos toque vivir vamos a recibir un trato u otro par parte de la humanidad.

    • #5957
      Fernando Molina Alen
      Participante

      <div dir=»auto»>A mi juicio las principales razones para que las desigualdades se perpetúen están muy relacionadas con algunos de los siguientes aspectos que comentaré después, pero estos, a su vez ,  tienen mucho que ver con que el mundo va consiguiendo avances significativos para reducir la pobreza, en los últimos años, pero no a la velocidad deseada. Gracias a estos avances millones de personas han salido de la pobreza extrema. Sin embargo, la porción de los ingresos de la mitad más pobre de la humanidad apenas ha cambiado.  Y aunque la producción económica mundial se ha triplicado desde 1990 aún nos queda mucho camino.  Por lo que dentro de los propios países y en determinados lugares del mundo, entre ellos mismos , siguen existiendo desigualdades derivadas de factores como los ingresos salariales, la propia localización geográfica, el género, la edad, el origen étnico, la discapacidad, la orientación sexual, la clase social etc… aspectos que determinan radicalmente el acceso, las oportunidades y los resultados finales para mejorar la calidad de vida.</div>
      <div dir=»auto»>Infelizmente seguimos  observando como en algunas partes del mundo, estas diferencias son cada vez más acusadas, además entretanto están surgiendo más deficiencias con respecto a otros ámbitos, como el acceso a las tecnologías o al desarrollo digital y a los terminales electrónicos y a los móviles, por citar algunos.</div>
      <div dir=»auto»></div>
      <div dir=»auto»>El aumento de la desigualdad de los ingresos y de la riqueza responden a diversos ámbitos , como por ejemplo el estancamiento de los salarios y la disminución gradual del estado de bienestar en las economías desarrolladas, como también a la insuficiente protección social en muchos países.</div>
      <div dir=»auto»></div>
      <div dir=»auto»>Otro factor importante es la desregulación de los mercados financieros con rápidos cambios que no permiten la adaptación de la ciudadanía.</div>
      <div dir=»auto»></div>
      <div dir=»auto»>La importancia de la localización geográfica también es determinante. En términos generales se puede decir que la desigualdad ha aumentado en los últimos treinta años en muchos países, pero en otros muchos ha disminuido.  En América Latina y el Caribe sigue siendo alta, pese a que ha disminuido considerablemente. En muchas economías industriales avanzadas, la desigualdad aumentó ligeramente si bien ya se encontraba en valores bastante bajos. Varios países de Europa Oriental registraron un drástico aumento de la desigualdad durante su transición política. Las diferencias han disminuido en algunas partes de Oriente Medio, pero han aumentado en determinados grupos.</div>
      <div dir=»auto»>En África y Asia, las tendencias han sido más variadas: se observan más similitudes entre las economías emergentes o los países en desarrollo sin litoral, y entre las zonas rurales o urbanas, que dentro de las regiones. En líneas generales, más de dos tercios de la población mundial está a merced de una mayor desigualdad de los ingresos y de la riqueza, lo que está hundiendo considerablemente las perspectivas de desarrollo sostenible.</div>
      <div dir=»auto»></div>
      <div dir=»auto»>También hay desigualdades dentro de las comunidades y dentro de las familias. Gran parte de la desigualdad por los ingresos tiene su origen en la desigualdad existente en los hogares. Podemos decir que las desigualdades de género han ido disminuyendo —por ejemplo, se va reduciendo la disparidad salarial por razón de género en los últimos veinte años, pero las mujeres aún padecen disparidades económicas, jurídicas, políticas y sociales.</div>
      <div dir=»auto»></div>
      <div dir=»auto»>Los efectos económicos de las desigualdades no se limitan al poder adquisitivo. Las desigualdades repercuten en la esperanza de vida y el acceso a servicios básicos, como la atención sanitaria, la educación, el agua y el saneamiento, y pueden coartar los derechos humanos, por ejemplo, debido a la discriminación, el abuso y la dificultad de acceso a la justicia. Cuando las desigualdades son considerables, desalientan la formación profesional, obstruyen la movilidad económica y social y el desarrollo humano y, en consecuencia, inhiben el crecimiento económico. Asimismo, afianzan la incertidumbre, la vulnerabilidad y la inseguridad, socavan la confianza en las instituciones y el Gobierno, aumentan la discordia y las tensiones sociales, y desencadenan actos violentos y conflictos. Cada vez hay más pruebas de que son las desigualdades de los ingresos y la riqueza las que impulsan el auge del vandalismo y de las formas extremas de nacionalismo. Las desigualdades también socavan la capacidad de las personas y las comunidades para adaptarse al cambio climático y mitigarlo. Las últimas reacciones populistas al impuesto sobre el carbono demuestran que será cada vez más difícil emprender iniciativas positivas en relación con el clima si no se resuelven las causas profundas de las desigualdades..</div>
      <div dir=»auto»>Si bien la tecnología puede ser un gran elemento nivelador —por ejemplo, al mejorar la conectividad, la inclusión financiera y el acceso al comercio y a los servicios públicos—, las personas que aún no están conectadas pueden quedar aún más marginadas, sobre todo si se tiene en cuenta que el progreso se está ralentizando, e incluso invirtiendo, en algunos grupos.</div>
      <div dir=»auto»></div>
      <div dir=»auto»>Según Oxfam, si se mantiene el grado actual de desigualdad, la economía mundial tendría que crecer 175 veces para que todos ganaran más de 5 dólares al día. Es evidente la necesidad de lograr un crecimiento inclusivo, equitativo y sostenible, que garantice el equilibrio entre las dimensiones económica, social y ambiental del desarrollo sostenible.</div>
      <div dir=»auto»>Para la segunda parte de la pregunta se me ocurre que más soluciones concretas, expondré algunos aspectos importantes a tener presente para corregir las desigualdades :</div>
      <div dir=»auto»></div>
      <div dir=»auto»>Primero más difusión para implantar la agenda  2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 objetivos dirigidos a construir sociedades más pacíficas, justas y sostenibles.</div>
      <div dir=»auto»>Reconociendo que las desigualdades atentan contra el desarrollo socioeconómico a largo plazo y pueden generar violencia, enfermedades y degradación ambiental, uno de los objetivos —el Objetivo 10 tiene por objeto reducir las desigualdades y las disparidades de oportunidades, ingresos y poder.</div>
      <div dir=»auto»>Entre sus metas nacionales e internacionales se cuentan eliminar las leyes y políticas discriminatorias, mejorar la reglamentación de los mercados financieros mundiales, facilitar la migración regular segura y ordenada y promover la inclusión en la toma de decisiones. Entre 2010 y 2016, los ingresos de una gran parte de la población más pobre,  crecieron con más rapidez que los de la población total en muchos países; lo que demuestra que las desigualdades no son ni inevitables ni irreversibles.</div>
      <div dir=»auto»>Las desigualdades toman muchas formas y difieren mucho de un país a otro. Si bien el Objetivo 10 y sus metas constituyen un marco, la lucha contra las desigualdades debe basarse en el contexto de cada país, sus necesidades económicas más apremiantes y su realidad política. No es posible adoptar un enfoque único que encaje en todos los casos. Para combatir el látigo de la desigualdad en todas sus formas y manifestaciones, seguirá siendo esencial generar mayor conciencia y ampliar el apoyo en materia de políticas, fijar objetivos y replantear las prioridades del gasto público a fin de reducir la desigualdad del acceso y las oportunidades, reorientar los marcos fiscales y tributarios para reducir las desigualdades.</div>
      <div dir=»auto»>Especial mención merecen las minorías y los pueblos indígenas pero esto sería interminable y lo más importante, no hay recetas mágicas pero si hay que intentar hacer un reparto más justo de los recursos, tanto del planeta como de la economía.</div>
      <div dir=»auto»></div>
      <div dir=»auto»></div>
      <div dir=»auto»>Fernando Molina.</div>

    • #6039
      Laura Campos Prieto
      Participante

      A mi juicio la desigualdad es un problema estructural. Es decir, está incrustada en los sistemas políticos y económicos que determinan el rumbo de nuestras sociedades, y quizá de ahí provenga la dificultad para combatirlos definitivamente.

      Además las causas varían según las características de cada lugar, región, país o continente. Sin embargo, desde una mirada general del problema, se pueden identificar claramente algunas causas determinante según el territorio del planeta donde situemos el foco:

      – Corrupción :

      Muchos sistemas de gobierno tienen altísimos índices de corrupción y opacidad. Dicho así resulta muy llamativo pero aún hoy nos cuesta saber, claramente, en qué se invierte el gasto público ni los mecanismos de contratación y gestión. Esto contribuye a que el dinero público acabe en manos de unos pocos. Y esto, a su vez, es una causa directa de la pobreza y la desigualdad social: lo que en principio estaba destinado a mejorar la calidad de vida de las personas, ha acabado en manos de terceros. A mi me parece que a más corrupción, más desigualdad social.

      – Sistemas fiscales descompensados :

      La desigualdad social se aprecia a través de las contribuciones de los grupos que conforman una comunidad. Lo lógico sería pensar que los que tienen capitales más grandes sean los que más aportes realicen a los sistemas tributarios o de tipo fiscal. Pues no siempre es así, lo cual permite que las clases más favorecidas aumenten sus beneficios y los grupos sociales marginados lo tengan más difícil para ascender en la escala social.

      – Disminución de servicios públicos :

      En muchos países del mundo se han recortado servicios públicos de protección a los más débiles. Además han pasado de ser una garantía a ser una opción de gestión según unos requisitos muy determinados. Llegando a ser en un obstáculo para el cumplimiento de derechos fundamentales de la población. Hablamos del agua, la energía, la salud o la educación, entre otros.

      – Distribución injusta de la inversión y el gasto público :
      Casi todos los casos de desigualdad social que apreciamos se originan en una injusta inversión del gasto público, es decir, de los fondos comunes en cualquier sociedad. En muchos lugares del mundo, los grupos sociales que más tienen se erigen en el derecho de acaparar el grueso de los recursos que, en realidad, pertenecen a toda la ciudadanía; de esta manera la brecha social se ensancha.

      – Acceso desigual al conocimiento y la educación :

      El conocimiento, la información y las nuevas tecnologías son elementos vitales para el desarrollo de cualquier sociedad. Pero si estos están en manos de unos pocos grupos, Esto también supone la difusión de imágenes e ideas que no se corresponden con la realidad, lo cual genera sociedades desinformadas y que muchas veces toman decisiones en contra de sus propios intereses. Basta con poner el ejemplo de las diferentes versiones que nos ofrecen las imágenes de la guerra de Ucrania vista por uno y otro país.

      – Marginación de espacios públicos :

      Otra forma de desigualdad social, aunque quizá más sutil que las anteriores, se aprecia cuando las instituciones, entidades y organismos públicos se revelan bajo el dominio de unos pocos grupos. Cuando esto pasa, la intención de dichos grupos es excluir al resto de las personas para que no puedan acceder al Estado como tal y, por tanto, no participen activamente de las decisiones que a todos les incumben. Las sociedades que no confían en sus organismos públicos son casi siempre las más desiguales; la falta de interés y la desafección por los asuntos públicos constituyen otra fuente directa de desigualdad social que se hacen más visibles en países más pobres y con menos desarrollo.

      – Guerras y conflictos armados:

      Por lo general, la guerra no solo es una manifestación de la falta de convivencia, tolerancia y respeto por los distintos grupos sociales que interactúan dentro de un mismo espacio. También se usa como un método para reforzar el poder de ciertos grupos sociales sobre otros, bien sea por razones religiosas, culturales, ideológicas, étnicas, raciales o de origen. Volvernos a ver todo esto en la guerra de Ucrania donde los intereses de Rusia y otros motivos han provocado la invadían del país vecino, poniendo en peligro La Paz mundial y creando además de miles de muertos y millones de personas en desigualdad. Quienes ganan las guerras, además, son casi siempre los que se apoderan del derecho de acceder a los recursos y las fuentes de ingresos que en principio tienen una naturaleza común.

      A mi juicio la forma de reducir las desigualdades están relacionadas con la medida en que los países y entidades internacionales puedan propiciar un control del bien común con mecanismos de acuerdos sobre estos aspectos citados. También con redistribución de la riqueza y con mecanismos donde la tecnología esté al servicio de todos los ciudadanos así como de hacer un planeta más sostenible.

    • #6071
      Ana Guilleumas
      Participante

      En numerosos países y regiones, a las personas se les niega la posibilidad de decidir su futuro. Los actuales  modelos económicos nos presentan sistemas viciados y sexistas en los que el poder, a costa de las personas más pobres y marginadas del planeta, se ha  concentrado en manos de una minoría. Estos mismos modelos y sistemas se autoprotegen perpetuando la desigualdad como causa implícita a la pobreza y la injusticia y han agravado la crisis climática que está destruyendo los medios de subsistencia de millones de personas.

      Entre los propios ciudadan@s algunas personas se creen superiores al resto y niegan la igualdad de oportunidades a otras personas de su entorno.

      Así pues nos encontramos con situaciones de macroeconomía y geopolítica global que nos afectan irreversiblemente como ciudadan@s (precio de carburantes, IPC, tasa de crecimiento del PIB, suministros) al igual que situaciones más cercanas en nuestro propio barrio, comunidad de vecinos o nuestra propia familia.

      Lo exterior va a venir a influir a lo más cercano e interior y tenemos la sensación de que lo que cada un@ puede hacer no va a repercutir en el conjunto, pero para eso están estos objetivos y la agenda 2030: para  dialogar, aportar, canalizar a cada nivel todas las iniciativas hasta lograr los cambios necesarios. Desde una comunidad local a una ciudad, a una región y así hacia arriba. Implicarse ya constituye una acción en sí misma y yo me siento implicada en este proceso así que voy a tratar de implicar a otros para iniciar más acciones. Urge acelerar la acción.

    • #6119

      Hola a tod@s
      Pienso que las diferencias y desigualdades, en lugar de ir disminuyendo, se van acrecentando cada vez más. Venimos de un pasado, en el que sin adentrarme mucho en la historia: imperios, civilizaciones, potencias, países…han intentado imponerse a otros, a las que invadían, colonizaban…
      Ese carácter de imponernos sobre los demás, inherente casi al ser humano, que antaño era más por fuerza belicista y actualmente es más por poder socio-económico y por recursos bio-energéticos; seguirá existiendo, y unos países seguirán ejerciendo su poder sobre otros.
      Me temo que esa balanza nunca se va a equilibrar, porque el interés de cada país es obtener el mayor desarrollo posible, y siendo los recursos los son y el tablero de juego el que es, aunque parezca una perogrullada, cuando unos ganan, otros pierden.
      Esto es extrapolable no sólo a las desigualdades sociales y económicas entre países, sino también entre regiones, zonas o barrios de un mismo país o ciudad.
      Pienso que sólo el esfuerzo altruista y la empatía, la cooperación internacional, ONGs y proyectos similares, auspiciados por algunos gobiernos…hacen que esas diferencias y desigualdades no sean tan notables y así poder dotar de recursos básicos en aquellas zonas o países con menos recursos socio-económicos.

    • #6599

      Tal y como han argumentado muchos de mis compañeros, son muchas las razones que hacen que sigan existiendo desigualdades tanto entre países como entre ciudadanos de nuestro propio entorno.

      Considero que existe un círculo vicioso, que gira en torno al control que los más ricos ejercen sobre el poder político. Son muchas las causas y entre ellas podemos encontrar sistemas fiscales injustos, corrupción, flujo ilícito de capitales, distribución injusta de la inversión y el gasto público, distribución injusta de la tierra, acceso desigual al capital, al conocimiento y a la tecnología, la privatización, acceso injusto a la información y exclusión de los espacios que toman las decisiones sobre políticas que influyen en nuestras vidas, la desigualdad de género, las guerras y conflictos, etc.

      Por todo ello, la solución sería romper con ese control de los ricos, que el poder político tome decisiones para todos y no para el interés de unos pocos. Dar ejemplo en las grandes esferas puede suponer un espejo en el que mirarse para que entre todos pongamos nuestro granito de arena para evitar tales desigualdades y evitemos entre todos esas diferencias, ayudándonos todos, realizando un reparto justo y equitativo, es algo muy difícil que debemos hacer todos y más si cabe desde los poderes políticos que toman las decisiones.

    • #6602
      María Teresa
      Participante

      Vivimos en un mundo capitalista, por lo tanto, para que haya ricos, tiene que haber pobres. Sigue habiendo gente que se aprovecha de la gente sin recursos, sin formación y con otros problemas. Bajo mi punto de vista ese es el peor problema que causa las desigualdades a nivel mundial.
      La solución a estas causas sería, fomentar el empleo y la formación digna.

      • Esta respuesta fue modificada hace 2 semanas, 6 días por María Teresa.
    • #6638

      La principal razón es que el bienestar, o más bien el bienestar superior, de algunos implica una peor calidad de vida de otros, y eso se puede ver en cualquier ámbito, la explotación de países menos desarrollados por otros más desarrollados es un hecho, incluso cuando ese país menos desarrollado dispone de una riqueza en materias primas superior al desarrollado.

      Darles un valor justo a las cosas sería una solución, en todos los ámbitos también, un comercio justo y de cercanía podría eliminar unos costes de transporte y ofrecer un beneficio al pequeño agricultor de la comarca.

    • #6683

      En la sociedad en la que vivimos estas desigualdades son inevitables, todo el mundo quiere ser mejor que el otro, y a todos los niveles, por lo tanto es algo inevitable. Se puede trabajar desde un punto de vista educativo para intentar reducir a largo plazo este problema o al menos suavizarlo, pero pienso que será imposible de erradicar.

Mostrando 17 respuestas a los debates
  • Debes estar registrado para responder a este debate.