Seleccionar página

Respuesta a: Debate sesión 16 monitores y monitoras deportivos

#6627

En el ser humano están los dos instintos, el de cooperar y ayudarse, y el de enfrentarse y competir. El equilibrio es complejo e inestable. Cooperamos para vivir mejor, y lo hacemos con bastante eficacia. Pero es más fácil cooperar con los que sentimos nuestros iguales, y más fácil aún si lo hacemos en contra de los que sentimos como los otros, los que son son diferentes. Desarrollamos con cierta facilidad una conciencia de grupo, barrio, comunidad, pais, Europa…  pero no llegamos a cooperar desde una conciencia de especie. Aun así creamos leyes e instituciones para autorregularnos, para organizarnos sin tener que recurrir a la violencia, al abuso, al enfrentamiento, pero no acabamos de ampliar nuestras fronteras de cooperación a toda la especie humana. Siempre necesitamos un grupo con el que enfrentarnos y del cual diferenciarnos para compararnos y decir que lo nuestro es lo mejor.

Creo que el idioma es una de las principales barreras para el acercamiento cultural, para la cooperacion, y para el reconocimiento como iguales. Los diferentes idiomas son una barrera para el entendimiento y se utilizan además conscientemente por algunos grupos sociales para crear conciencia de pertenecía, diferenciación y oposición a otros grupos. Todos hemos jugado de pequeños a inventar un código o un lenguaje secreto para comunicarnos con nuestros amigos dejando fuera a nuestros padres o a otros niños… está también en nuestra genética distinguirnos por el idioma que hablamos.

Hubo iniciativas por parte de algunos gobiernos y plataformas por unificar o implantar un solo idioma, o un idioma común a parte del propio pero siempre aparecían desconfianzas e interés por imponer uno u otro.  Parece que con la expansión natural del inglés, no por decisión o acuerdo sino por inercia, economía y desarrollo,  estas iniciativas para establecer un idioma común obligatorio se han apagado. Volvemos a nuestro planteamiento competitivo individualista y cada día más necesitamos dominar varios idiomas para prosperar, ya que no hemos conseguido ponernos de acuerdo para establecer al menos un idioma común. Si hubiéramos sido capaces desde hace tiempo de ponernos de acuerdo en esto, creo que el mundo ahora mismo sería muy distinto.