Seleccionar página

Respuesta a: Debate sesión 9 profesorado

Inicio Foros Foro Profesorado curso ODS y Educación Física Debate sesión 9 profesorado Respuesta a: Debate sesión 9 profesorado

#6029
Rodrigo Pastrano Leon
Participante

El auge de la inteligencia artificial, el avance de la tecnología y el cambio de hábitos y costumbres siempre han obligado a la humanidad a dejar atrás viejas profesiones y oficios que se vuelven obsoletos. Eso mismo pasa actualmente, cuando internet, los robots y la inteligencia artificial amenazan con acabar algunas de las profesiones más populares de la actualidad como por ejemplo:
<h2><span style=»font-size: 80%;»>1.</span>      <span style=»font-size: 80%;»>Agentes de viaje: hasta hace unas décadas, la gente que quería viajar acudía a una agencia de viajes en donde un profesional especializado en el tema, le ofrecía los mejores planes. No tenían que preocuparse por nada, pues esta persona, de acuerdo al presupuesto, compraba los tiquetes, la estadía y hasta los planes que se iban a realizar durante el día a día de las vacaciones.</span></h2>
<h2><span style=»font-size: 80%;»>Sin embargo ahora, con plataformas como Skyscanner (que busca los vuelos más baratos), Airbnb (que ofrece estadía más local) y las páginas de viajes en donde se detallan los distintos planes y sus costos, mucha gente está optando por armar sus propias vacaciones, y sin pagar las comisiones a los intermediarios.</span></h2>

  1. Conductores: aunque hoy parece imposible que los conductores desaparezcan, lo cierto es que en un futuro cercano este oficio podría quedar obsoleto. La razón: varias compañías están desarrollando vehículos autónomos, que son capaces de identificar todas las características de su entorno cercano usando tecnología láser, radares, un sistema de posicionamiento global y visión computarizada, para así poder andar sin ningún tipo de conductor.

<h2><span style=»font-size: 80%;»>3.      Corredores de bolsa: actualmente solo el 10 % de las transacciones en la bolsa son realizadas por seres humanos. El resto por programas de inteligencia artificial, plataformas o aplicaciones que ejecutan las operaciones basándose en algoritmos que predicen el comportamiento del mercado.</span></h2>
<h2><span style=»font-size: 80%;»>En ese sentido, es de esperar que en varios años los viejos corredores de bolsa, encargados de manejar los portafolios de varios clientes, de asesorarlos y de hacer operaciones en su nombre, desaparezcan para dejar esa labor en manos de los algoritmos, o de los propios clientes, que tomarían las decisiones desde sus celulares, luego de leer las recomendaciones que le hacen las aplicaciones y plataformas.</span></h2>

  1. Contables y gestores: es una teoría polémica, pero varios expertos creen que a mediano plazo los registros contables, los pagos y cálculos de impuestos y las declaraciones de renta se harán a través de sistemas y plataformas, lo que haría innecesarios a los contadores. O por lo menos, se reduciría el equipo de las diferentes empresas. De hecho, hoy ya existen plataformas como Odoo que se encargan de mantener los registros financieros de personas y empresas pequeñas.
  2. Televendedores: en los años sesenta y setenta la televenta estaba en auge. Se trataba de personas que hacían miles de llamadas al día para vender vía telefónica todo tipo de cosas, muchas de las cuales eran promocionadas en televisión. Desde entonces, este tipo de ventas han ido disminuyendo gracias al auge de internet y a páginas como Mercadolibre y Amazon, que ofrecen productos sin ningún tipo de intermediario.

Sobre todo porque gracias a los algoritmos de las redes sociales y de páginas como Google, todos los movimientos de las personas quedan registrados y el sistema sabe cuáles son sus gustos, sus hobbies y hasta qué tipo de productos ha estado buscando.
<h2><span style=»font-size: 80%;»>6.      Camareros: muchos lo han vivido con la llegada del coronavirus y las medidas de bioseguridad implementadas en algunos restaurantes: en vez de un camarero que se acerca a la mesa a entregar las cartas físicas y a anotar el pedido, las mesas tienen anotados códigos QR que los clientes pueden escanear con su teléfono para acceder a un menú digital. En algunos casos incluso pueden ordenar lo que quieren allí mismo, registrándolo en el sistema, y ese pedido llega directamente a la cocina, que se encarga de preparar los platos y de llevarlos a la mesa.</span></h2>
<h2><span style=»font-size: 80%;»>7.      Pilotos: suena aterrador pero no es tan descabellado. En casi todos los vuelos, hay momentos en los que el avión va en piloto automático y en los que no es necesario que el piloto esté con sus cinco sentidos puestos en los controles.</span></h2>
<h2><span style=»font-size: 80%;»>Así las cosas, no sería raro que en un futuro, en los vuelos cortos, no vaya un piloto que maneja la nave, sino un tripulante que se encargue de estar pendiente del sistema y de manipularlo en casos especiales. Si ese experimento funciona bien, las aerolíneas podrían pensar en extenderlo a todo tipo de vuelos, incluso los transatlánticos.</span></h2>
<h2><span style=»font-size: 80%;»>8.      Manufactureros: no es un secreto: las labores de manufactura que antes hacían cientos de trabajadores en las fábricas, han venido pasando a las máquinas, lo que ha reducido la planta de empleados en muchas de estas empresas. Pero ahora, con máquinas cada vez más computarizadas y automatizadas, es de esperar que los trabajadores de estas fábricas se extingan casi por completo para dar paso a personas especializadas en sistemas, que pueden revisar los equipos y garantizar que funcionen.</span></h2>
<h2><span style=»font-size: 80%;»>9.      Soldados: no suena realista y parece más el argumento de una película de ciencia ficción, pero los expertos en seguridad nacional creen que en el futuro los ejércitos estarán conformados más por robots y drones no tripulados que por soldados y personas de carne y hueso. Ya en Estados Unidos hubo polémica porque algunos yihadistas y miembros de AlQaeda fueron perseguidos usando este tipo de drones, para no poner en riesgo las vidas humanas.</span></h2>
 
<h2><span style=»font-size: 80%;»>10.  Obreros: al igual que sucede con los soldados, varias constructoras norteamericanas ya están usando robots que se encargan de hacer labores que antes hacían las personas de forma más rápida y con menos errores. Uno de los más famosos es Hadrian X, el robot albañil, que hace construcciones con ladrillos con mucha precisión.</span></h2>
Precisamente la tecnología será la semilla de la que broten los trabajos del futuro como serán:
<h3>1.      Dotar de inteligencia a los objetos: cada vez oímos más sobre el Internet de las Cosas y el Big Data, y es que en los próximos años veremos cómo los objetos recogen información sobre el uso que les damos, para así conocernos y darnos un servicio personalizado. De esta forma, se reclaman profesionales tecnológicos capaces de instalar sensores inteligentes conectados a Internet para recolectar información.</h3>

  1. Desarrolladores de Realidad Aumentada: diseñadores, creadores e ingenieros se ven involucrados en esta tecnología capaz de transportarnos a escenarios ficticiosgenerados de manera digital. Su aplicación es muy amplia, desde sanidad a educación, pasando por el marketing y la automoción, por lo que serán uno de los empleos tecnológicos más demandados del futuro.
  2. Expertos en Big Data: en la mitad de la lista de próximos empleos tecnológicos encontramos el de ser experto en Big Data: ahora se encuentra en pleno auge, y seguro que será así por muchos años. Si te llama la atención esta tecnología capaz de identificar, extraer, almacenar, ordenar, gestionar y analizar grandes cantidades de información y datos, esta profesión es para ti, sin duda. De la mano va la Inteligencia Artificial, capaz de crear programas informáticos que ejecuten operaciones comparables a las que hace la mente humana, es decir, aprendizaje o razonamiento lógico.
  3. Técnico en impresión 3D: las impresoras 3D vienen pisando fuerte. Igual que otras tecnologías comentadas, esta también se puede aplicar en muchos ámbitos, como en el de la salud: ¡imagina poder imprimir un hueso a medida y sustituir un roto! A la vez, algunos chefs ya están utilizando esta herramienta en sus cocinas, ya que una impresora 3D es capaz de elaborar algo que la mano de un humano no puede como crear texturas o hacer un dibujo. Es por eso que se necesitan técnicos capaces de diseñar el objeto e imprimirlo a la perfección.
  4. Conductor profesional de drones: puede ser el trabajo del futuro soñado para muchos, pero para ello hay que formarse y practicar mucho. Ellos desde las alturas son capaces de ver muchas cosas, igual que llegar a sitios donde los humanos no somos capaces de acceder. ¿Dónde aplicar su uso? Además de temas audiovisuales, también en ámbitos como la logística, arquitectura, agricultura, turismo, vigilancia, salvamento o sector de la medicina.
  5. Detective de datos: con todos los datos que puede analizar el Big Data hará falta un profesional que, con ayuda de su intuición y conocimiento, estudie los datos y los interprete de forma legal con el fin de conseguir conclusiones reveladoras. O dicho de otra forma, interpretar lo que esos datos le están queriendo decir a la empresa. ¿Qué perfil se necesita? Tener experiencia en investigación, legalidad, estudios en ciencia de datos, matemáticas, filosofía o economía.
  6. Facilitador de IT: tu responsabilidad será la de crear una plataforma de autoservicio de soluciones tecnológicas, donde el usuario seleccionará la que necesite. Un perfil apto para aquellos que realicen un máster en IT, ciencias computacionales, ingeniería o administración de negocios.
  7. Experto en Edge Computing: si bien explicábamos que el Internet de las Cosas se encarga de recolectar información y enviarla a la nube, pero no de analizarla, el Edge Computing quiere que se procesen más cerca de donde se crearon, es decir, en los dispositivos. Es por eso que se necesitan profesionales que sepan mantener esos sistemas. ¿Qué estudios se necesitan? Un grado en ciencias computacionales, electrónica, telecomunicaciones o ingeniería eléctrica.
  8. Analista de Smart Cities: sí, ya lo venimos diciendo, las ciudades inteligentes vienen pisando fuerte. Capaces de recopilar datos de los ciudadanos como del tráfico o del tiempo, hará falta gente cualificada capaz de analizar esa información y asegurar su seguridad, evitando que sean hackeados. Te harán falta conocimientos informáticos en circuitería, analítica o ingeniería digital.
  9. Entrenador de bienestar financiero: ante el gran revuelo que están teniendo el Bitcoin y otras monedas virtuales, se necesitarán expertos capaces de controlar el dinero y explicar a los usuarios las mejores tácticas de gestión financiera. Si tú quieres ser el encargado de explicarlo, puedes especializarte. Te harán falta estudios relacionados con finanzas y negocios y entender el mundillo del dinero digital.