Seleccionar página

Respuesta a: Debate sesión 8 monitores y monitoras deportivos

#5112
Laura Campos Prieto
Participante

En mi opinión la no finalización de los estudios básicos necesarios para el desarrollo personal, profesional y social de las personas es uno de los grandes problemas de la falta de oportunidades para nuestros jóvenes.
A esto se le suma la elevada polarización de la educación en España, asociada a la reducida apuesta de los jóvenes españoles por la formación técnica y vocacional que se adquiere a través de la Formación Profesional. Esto a su vez presenta otra consecuencia: la falta de oferta de perfiles técnicos de menor cualificación, lo que hace que sean los universitarios licenciados los que acepten esos puestos de trabajo para los que están sobrecualificados, lo que produce niveles de frustración laboral a medio plazo. Es una pescadilla que se muerde la cola, las empresas contratan a jóvenes universitarios a precios de perfiles de la formación profesional, con esto se paga poco a quienes están muy preparados y se taponan los ciclos que preparan para este tipo de trabajos.
Algunos de estos factores tienen su origen en un sector muy amplio, que presenta un gran problema estructural de la economía española, ha sido la dependencia de determinados ámbitos, interconectados, como es el caso de la construcción. Con un peso específico muy superior a la media europea en la época de bonanza. Esto animó a muchos jóvenes, hombres en su mayoría, a abandonar sus estudios antes de tiempo gracias a la facilidad de encontrar un trabajo bien remunerado, dado los niveles salariales de esos años. El impacto negativo que ha generado la crisis del sector de la construcción entre los jóvenes es doble: por un lado, el número de jóvenes en el paro ha crecido muy por encima de lo razonable, y lo que es más grave, no tienen la formación y la cualificación necesaria para encontrar un nuevo puesto de trabajo. Por esta razón, un porcentaje importante de los jóvenes en paro están en una situación especialmente vulnerable para encontrar empleo. Esto henos tardado en verlo y en reaccionar y se deberían haber tomado medidas eficaces para reconvertir este proceso. Incentivar a los jóvenes a recuperar su formación y los casos que nos presentasteis en la íntima sesión eran muy interesantes. Las lanzaderas de empleo y las incubadoras pueden ser una gran alternativa de futuro para incorporar al mundo laboral a muchos jóvenes bajo las necesidades reales que demandan determinadas empresas.