Respuesta a: Debate sesión 7 monitores y monitoras deportivos

#5103
Laura Campos Prieto
Participante

En mi opinión se empiezan a materializar tímidos acuerdos por parte algunos países para salvar el planeta ahora es el momento de transformar las promesas en acuerdos más firmes y comprometidos con la realidad. Por lo menos supone el arranque oficial de las negociaciones de la COP26, gobiernos de todo el mundo han aprovechado la ocasión para presentar varios compromisos internacionales para atajar algunas de las causas y consecuencias más preocupantes de la crisis climática que vivimos y de la que tampoco somos ajenos a sus efectos tanto en Extremadura como en España entera. Tengo entendido que se han presentado al menos tres pactos internacionales sobre sostenibilidad y medio ambiente.
Más de 100 países (responsables del 46% de las emisiones globales de este gas) se comprometen a reducir sus niveles de polución al menos un 30% antes de 2030. Además estos países, cuyos territorios albergan más del 85% de los bosques del planeta, han lanzado un plan para frenar y revertir la deforestación antes de que acabe la década. También 40 gobiernos, España incluida, se comprometen a acelerar el despliegue de «soluciones de cero emisiones» en algunos de los sectores más contaminantes; la industria del metano, el acero, el sector del transporte, de la energía y del hidrógeno.
Como ciudadana te puedes sentir algo más tranquila pero hay que seguir creando más conciencia social en todos los sentidos pues la presentación de estos acuerdos no sin una victoria como tal. A mi juicio supone un paso adelante en el compromiso de los gobiernos para » abrir el debate “ en todos los ámbitos. Pero no se trata de una hoja de ruta definitiva para erradicar los problemas.
En definitiva creo que no debemos bajar la guardia y servir de altavoz a expertos y entidades especializadas para estar atentos y seguir el tema más de cerca, así los responsables internacionales y los políticos se verán más respaldados en completar los acuerdos de forma más exigente y realista.